Consejos de Seguridad con los Niños

  • Procure que su hijo sepa de memoria su nombre y apellidos y si es posible, el domicilio y su teléfono.
  • Indíqueles que, de hallarse perdidos deben permanecer en el lugar donde se aperciban de tal circunstancia, haciéndoles saber que cuando   noten su falta se acudirá a buscarlos. Familiaríceles con Carabineros. Si están en peligro, acudirán a ellos.
  • Si se ausenta de casa, déjeles el número de teléfono deCarabineros en lugar visible; podrían necesitarlo.
  • Muestre interés acerca de las amistades de sus hijos. No dude en acabar unas relaciones que les resulten perjudiciales.
  • Hágales saber la importancia de no abrir la puerta a extraños.
  • Edúqueles para que rechacen las invitaciones de extraños, tanto si se refieren a ofrecimientos o regalos, como a invitaciones para subir al coche o acompañarles. Es fácil que tales hechos sean excusas para ganarse su confianza con otros fines.
  • Preste mucha atención a cualquier relato que haga sobre alguien que haya tratado de regalarle algo o de acariciarle. Ha de saber que en el mundo hay gente buena y gente con malas intenciones. No dude en comunicar hechos sospechosos a Carabineros.
  • Infórmeles de la forma de actuar de los exhibicionistas y de que suelen elegir con preferencia los parques y colegios para sus actos.
  • Enséñeles a que no den datos sobre su familia o su domicilio a ningún extraño.
  • Adopte precauciones en todo aquello que pueda referirse a las drogas. Acepte los consejos de expertos y de educadores profesionales.
Manténgase atento y tenga presente los síntomas de consumo de drogas, que de manera especial consisten en:
  1. Perdida de interés por sus actividades y sus estudios.
  2. Cambios bruscos de carácter.
  3. Alejamiento de sus amistades habituales.
  4. Alteración del apetito.
  5. Ojos enrojecidos.
  6. Adquisición de la costumbre de encerrarse durante largos periodos de tiempo en el baño o habitación.
  7. Conducta esquiva y huidiza.
  8. Aumento de las llamadas telefónicas que interrumpe bruscamente al acercarse otra persona.
  9. Propensión a la discusión  e  irritabilidad.
  10. Manchas u olores extraños en sus ropas o en su habitación.
  11. Marcas de pinchazos en alguna parte de su cuerpo.
  12. Es posible que note en falta dinero o joyas sin causa que lo justifique.
  13. Sospeche si estos hechos se repiten.

 

Si detecta que su hijo es consumidor de drogas y no consigue solucionar el problema, utilizando sus propios medios, diríjase a un centro especializado donde le facilitarán toda la ayuda y colaboración posibles.